miércoles, 28 de agosto de 2013

Fuego.

Ese es el título de esta entrada.
Y me parece razonable; escuchando Alicia Keys.
This Girl Is On Fire es uno de sus muchos éxitos.
Se traduciría 'Esta chica está en fuego'. Cada cual le da una interpretación distinta; muchos dirían que se refiere a una chica enfadada y dolida, otros asegurarían que se trata de una chica que siente fuego en su interior, que esconde algo, y quizás habrá que dirán que se basa en un incendio, y que la chica muere bajo las llamas. Yo me decanto hacia la segunda opción. No sé muy bien por qué.
¿Y vosotros?


[Luchar es natural. Luchar por una persona o una posesión. Luchar por una causa o por una decisión. Luchar es noble. Es coraje, valentía y pasión. Luchar por esconder, es diferente. Luchar por esconder algo, es interesante. Luchar por saber lo que es, es impresionante.
Yo digo, y pondría una mano en el fuego, ya que hablamos de él, que esa chica esconde un sentimiento en su interior que no quiere dejar escapar.
¿Qué dices tu, amigo?]

Le preguntaría a la misma Alicia, pero temo que ella también quiera esconder la respuesta.





[Espero vuestra opinión].

viernes, 23 de agosto de 2013

No estáis solos.


Hoy, sentada en el balancín de mi casa, he pensado mucho. Quizás demasiado. Me pregunto hasta qué punto pensar es una buena idea; demasiadas preguntas rondan por mi cabeza, y no siempre hay respuestas. ¿De qué sirve entonces mi gran curiosidad? Algunos consideran esta como un defecto. Equivocados están, en mi opinión. Como el que bien me conoce sabe, la curiosidad me llena por completo, y sin ser vanidosa, me enorgullezco de ello. Carezco de muchas cosas, y no puedo tampoco alagarme demasiado; no me considero perfecta, ni nada que se le acerque. Eso sí, remontándome a los orígenes de estas páginas repletas de mi humildes escritos, poco me importa aquello que los demás dicen. No matter what they say. [No importa lo que digan”, en nuestra lengua.  ] Tiempos atrás, solía fingir que la lengua de aquellos que me despreciaban, no era más que una lengua de bárbaros. Fingía que no los oía, que no los entendía. Este blog fue creado para convencerme a mí misma de ello. Lo conseguí amigos. ¿Lo conseguiréis vosotros? Esa es otra de mis curiosas preguntas. Quizás mis palabras os ayuden, quizás. Lo espero de veras. Esta entrada no dice nada, absolutamente nada. Solamente son unas cuantas palabras, para haceros entender que, no estáis solos, no.

No estáis solos.

Desde mi ventana.


Desde mi ventana se ven inmensos prados verdosos repletos de flores. Qué cursi, ¿no? Yo soy así. Estos prados me recuerdan ni más ni menos, a Laura Gallego y su “Donde los árboles cantan”. Los de mi ciudad no cantan, ¿los de la vuestra si? Cuantas horas he pasado estos días junto a esa novela, cuántas. ¿Qué hay de Viana? Nuestra protagonista. Poco a poco, a cada página, cada letra, Viana se ha ido convirtiendo en una de nuestras heroínas como Marie Curie, Juana de Arco o Georges Sans. Esa fuerza, ese valor… ¿Soy la única que sueña?                                                                                                                                       En fin.